Los elegidos de Aryth

En la caverna de la lágrima caída

Los personajes siguen su carrera por el camino alto.

Por el camino se encuentran, más abajo, a la comitiva de Drugan. En ese momento Drugan y el Osgo estaban discutiendo.

Descubren que el osgo está muy enfadado con el legado. Este último no debería estar allí, que es un torpe por haber perdido su astirax y que les está haciendo perder el tiempo a los orcos retrasando su marcha al frente de batalla.

Finalmente el legado impone su mayor rango, pero el osgo le dice que no le acompañarán al interior de la caverna.

Los héroes llegan primero, tras salvar un par de trampas acceden hasta el corazón de la caverna que está custodiada por un elemental de agua. Aunque el elemental inicialmente es hostil, finalmente consiguen convencerle de que no son agentes de la sombra.

El elemental les cree y les cuenta que él mismo mató al astirax del legado. Esconden en la “caverna inferior” los distintos objetos de contrabando y a ellos mismos. Esperan a que llegue al legado con la esperanza de que no encontrará el nexo.

El legado finalmente aparece, pero descubre que allí hay un nexo de poder. Cuando está lanzando un hechizo para convocar un mensajero animal, el elemental entra en escena y comienza el combate. Los héroes matan al legado. En recompensa por haber ayudado a mantener el nexo a salvo, el elemental les entrega tres poderosos objetos mágicos (capas élficas). Las capas élficas estan tejidas de tal manera que aunque proporcionan un bono +10 a esconderse, no son detectables por los agentes de la sombra.

Un poco más tarde aparece Jazra, una orca montaraz, y dos acompañantes. Aunque al principio se identifican como servidores de Izrador, finalmente se descubre que también son de la resistencia. Jazra les ayuda a convencer a los orcos que estaban fuera de que el legado ha muerto por un ataque de las fatas.

En la ropa de legado había una carta que le decía que se marchara a la fortaleza gris que está al sur porque los “embajadores elfos han sido capturados”. Jazra les revela que su misión era precisamente encontrar a Drugan porque está buscando también a los embajadores. Finalmente todos viajan a la fortaleza.

De camino a la fortaleza pasan tres cosas de interés.

- Jazra revela a Harlak que realmente no es una orca sino una semi-orca, semi-elfa con varias identidades falsas.
- El guerrero ereño empieza a tener sueños sobre una batalla en la primera edad con tres ejércitos (humanos, elfos y enanos) y una espada legendaria.
- Se encuentran con un número elevado de criaturas sobrenatures, pero que al mismo tiempo no son mágicas. Son, como si fueran “mutaciones” o “experimentos”.

Una vez llegados a la fortaleza, algo extraño ha debido pasar porque uno de los muros ha sido derribado, hay un dragón muerto en la entrada y una enorme criatura demoniaca patrulla alrededor de la torre. Los hérores consiguen dar esquinazo a los criaturas mágicas que rondan la torre y pasan al interior.

View
Interrogantes tras la sesión
interrogantes

Preguntas sin respuestas.

Se ha creado en la wiki una nueva entrada bajo el epígrafe “Carrera por la Caverna de la Lágrima Caída”. Pulsa aquí.

View
La historia hasta ahora
Todo empieza aquí

Consideraciones previas

- Marlack : Orco (Paragon 3 / Guerrero 1)
- Earnür Marmegil : Humano Ereño (Guerrero 4)
- Yadrek Alrashid : Humano Ereño (Canalizador Espiritual 4)

La historia empieza cuando Odruk Espinanegra, padre de Marlack muere en una emboscada durante la guerra, cerca de Chandering. Aunque la versión oficial sostiene que fueron los enanos, sin embargo se descubre que no todo está tan claro. Un amigo de Odruk le dice a Marlack que el cuerpo de su padre no tenía ninguna herida. Por otro lado Marlack le recuerda salir de misión con la cara anormalmente sudorosa. Odruk habia tenido una serie de enfrentamientos con Absalom Noctambrus, legado de Izrador asi que ¿podría haber sido una trampa?

Desde hace bastante tiempo Marlack estaba intranquilo. Ha llegado a la dolorosa conclusión de que el puño de los Reyes de la Noche, puede ser que sea el más poderoso, pero no es lo que necesita la raza orca para prosperar. Los Reyes tienen sus propios planes, el Señor Oscuro tiene su propio plan, pero para todos ellos los orcos no son más que un combustible barato para mantener en marcha la máquina de la guerra.

La muerte de su padre es quizá la gota que colma el vaso y un día decide desertar. Quiere conocer el mundo, sin la tutela de los legados, y quizá contactar con otros orcos que piensen como él. En el intento es descubierto por Earnür que estaba en su grupo bajo sus órdenes. El humano decide que ya está harto de luchar por Izrador contra los enanos, y ambos se marchan del campamento militar.

Durante su huida descubren una caravana de esclavos que iba de camino al campamento. Uno de los capturados era Yadrek. Tuvo suerte de que el Legado que le capturó era un servidor del Hechicero de la Sombra. En vez de sacrificarle decidió que era más util convertirle en un esclavo del Rey de la Sombra. Earnür y Yadrek eran viejos amigos del mismo pueblo, por lo que este último convenció a Marlack para que liberasen.

Sin tener muy claro todavía hacia donde dirigirse, los héroes pasan por el pueblo de Koln

En Koln

En Koln se cruzaron con Drugan uno de los Legados y su comitiva orca. Aunque es muy infrecuente que en esta zona de guerra un orco como Marduk viaje fuera de una tropa, el Legado parece no verle. Se dirige hasta el alcalde y después de una brutal paliza sale corriendo.

El legado dice al pueblo que regresará en un par de días y que a su vuelta quiere un tributo. Deja a varios de sus orcos para que animen al pueblo a recoger la contribución.

Los héroes, tras hablar con el alcalde Derryk, descubren que hay un lugar escondido en las montañas, en tierra de fatas, llamada la Caverna de las Lágrimas Caídas. Ese sitio es usado a veces por contrabandistas y por miembros de la resistencia para guardar suministros. Debido al miedo y a la paliza recibida el alcalde le ha revelado a Drugan la existencia y localización de la gruta.

Aunque uno de los héroes es un orco, finalmente consiguen ganarse la confianza del Alcalde Derryk y del Sheriff Azahn Dowl. El alcalde les pide que vayan corriendo antes de que llegue el legado. No quiere pensar qué podría pasarle al pueblo si el legado descubre algo oculto, mucho peor si hay algún objeto mágico allí.

Los héroes, tras hablar con Azahn y con el trampero local (quien les revela la existencia de un “Camino Alto” por donde pueden ahorrar tiempo) salen a la carrera.

Comienza la carrera

Los héroes toman el Camino Alto, trepan hasta un risco elevado, salvan una grieta saltando al otro lado y construyendo un puente improvisado y, cuando pensaban que ya sólo tenían que correr, se enfrentan contra un Oso Gigante (VD 7)

La batalla fue dura, pero las habilidades curativas del canalizador Yadrek se muestran de gran utilidad. Sin embargo esta es un territorio en guerra plagado de Legados y se sabe que, de alguna manera, pueden rastrear la magia canalizada. Cada hechizo que usen es como mandar un telegrama a la Sombra para que venga a buscarlos.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.